11 ene. 2010

Paremia

Sin mayor explicación o conjetura, la resistencia a la vida disminuyo. Mi búsqueda de identidad fue desistir del periplo terrenal y finalmente las palabras estuvieron de mas.

El sabor de los sentidos es mas denso cuando la etimología de las quimeras supera el léxico ácido y se instalan en el ser humano, en lo imperceptible... en el génesis del conocimiento.

Mi axioma se despoja del tiempo y hoy resumo el sentir en paz.

Si... ya estoy bien.


''No somos más
que una gota de luz,
una estrella fugaz,
una chispa, tan sólo,
en la edad del cielo.


No somos lo
que quisiéramos ser,
solo un breve latir
en un silencio antiguo
con la edad del cielo.


Calma,
todo está en calma,
deja que el beso dure,
deja que el tiempo cure,
deja que el alma
tenga la misma edad
que la edad del cielo.


No somos más
que un puñado de mar,
una broma de Dios,
un capricho del Sol
del jardín del cielo.


No damos pie
entre tanto tic tac,
entre tanto Big Bang,
sólo un grano de sal
en el mar del cielo.''


Jorge Drexler - La edad del cielo

3 reflexiones de los que me leen:

KagosaVampire dijo...

Tan cierto el escrito de Drexler... No somos nada en este mundo...
Pero para que estamos aquí entonces?

B.i.t.c.h dijo...

Oh vaya, veo q me falta actualizarme en tu pagina! Tengo tarea jajaj.
Lindo leerte, y Drexler, un éxito total!

Abrazo.

Indigo dijo...

Jajaja, si si, ya hacias falta por estos lados! Un abrazo!

Publicar un comentario

Buenas, comenten libremente, gracias.