15 feb. 2010

365

No se si observar como el polvo cubre el calendario sea una manera de desempolvarlo, y por eso me cuestiono: es acaso el recuerdo una inofensiva mirada al pasado o es un ancla que nos alcanza hasta el presente?

Podría optar por abordar el meollo con lingüística elegante y conjugar: ''Pasado nostálgico imperfecto'', pero todos sabemos que la carga metafísica del asunto no se puede despreciar y ese es el motivo por el cual un recuerdo tiene que mover las fibras del pecho. Con ese pretexto, el recuerdo es la historia que se niega a quedarse en el pasado... y no me refiero al recuerdo absurdo, ese que mantiene las neuronas atestadas de información relativamente irrelevante, sino al recuerdo entintado en el tórax... enlutado en la frente.

Hoy te recuerdo, y sonrío ante la ironía de cumplir un año lejos de vos el mismo día que los otros celebran la dicha de la cercanía cardíaca... y no es nada grave pues mi proceso ya paso, mi lagrima ya recorrió mi mejilla.

Tuve el amor, seguido de desazón, después vino la esperanza de enmendar el daño, luego la paranoia de la sospecha, después me visito la traición, el coma, la depresión, los intentos de renacer, el odio, la tristeza, el verdadero renacer, la calma... y ahora le toca el turno a la nostalgia, a extrañarte sin quererte de vuelta, a amarte sabiendo que te amo solamente dentro del recuerdo pues ya no puedo sentir nada por vos a no ser que sea dentro de mi exilio al pasado.

Este aniversario es para recordarte sin dolor pero con esa pizca de ''Ouch'' con el que la nostalgia sazona nuestras melancolías, esta marca de 365 días es para poder echarte de menos y sentir que puedo disfrutarlo, aunque me duela un poco hacerlo. Te juro que este 14 de febrero fue tuyo como no lo pudo ser hace 365 atardeceres... no hice nada por plasmar mi estado emocional en el matiz de este aniversario, simplemente me dedique a extrañarte, a tararear las canciones dedicadas... me permití nadar entre la nostalgia pura y admito que me bebí un par de lagrimas en tu nombre.

Jaja oh niña, me marcaste increíblemente... ahora formas parte de las historias de mi vida que aun recuerdo a menudo.

Los verdaderos recuerdos no están en la cabeza sino en la memoria, y nunca pensé que llegaras a significar tanto en mi vida como lo noto desde donde estoy ahora: 365 albas después de tu partida.

Seguiré aprendiendo de lo que alguna vez fue nuestro pues ya no me aprisionan los vagos vestigios de tu presencia en mi vida, nada mas acepto que aun te recuerdo a veces.

Feliz día de los enamorados, feliz aniversario.

2 reflexiones de los que me leen:

KagosaVampire dijo...

que lindo

La Vida en Rojo dijo...

Q hermoso texto! Se ve que la querías pero seguiste adelante y eso es lo más valioso.

Publicar un comentario

Buenas, comenten libremente, gracias.