27 ene. 2010

Eco

Si empezara por lo efímero podría omitir tu rostro en el preciso momento del desvelo, pero me he dado cuenta que el lenguaje en mudo a veces te sienta mejor y sin embargo tiño de inofensiva manía mi necesidad de contradecir el silencio.

Quisiera empezar por el platino en tu cabellera, pero no quiero opacar el azabache en miel de tus pupilas… aun así contrasto la historia difuminada de nuestro encuentro con el éxodo de tu aroma en mi aliento… en mi saliva.

Trato de recorrer el costado del presente para escabullirme bajo tus historias de amor frustradas, pero el cerezo de tus labios aun lo tengo en la mirada de mi boca. No es casualidad que este éxtasis de emociones sulfure mis fantasmas en una danza caótica con mi renacer.

Podría ir más allá de lo esencial sin perder la esencia, pues los colores de los días inesperados son matices humildes sobre múltiplos del azar. Delimito los parajes en lo turbio de nuestros segundos pausados y volteo a mirarte sobre lo neutral, ahí entre lo químico y lo lógico.

Estallo un soplido de excitación en tu cuello con la excusa de acercarme a tu mejilla, las verbenas del pretexto afloran en este atentado contra la sabiduría para hacerte llegar mi alevosía.

Para entender estos versos es preciso que te despojes de lo palpable pues mi proceder habita un ciclo más arriba del sol… esto es el reflejo de un ser humano cuidando la esencia de otro, el retrato de un alma pintando tu rostro.

-------------------------------------------------------------------
 Para Andrea, una amiga que estimo mucho.

22 ene. 2010

Golondrinas

Entre éxodos y exilios
he logrado ser indulgente con el paladar,
me filtre entre los hastíos
de la soledad en su andar.

La primavera y su lengua esquiva
se refugiaron en el solsticio invernal,
entre la brisa y la sonrisa pasiva
me delineo fuera de lo carnal.

Conseguí la paz en silencio
dentro de mis gritos ahogados,
y el insípido vino rancio
se esfumó con los abnegados.

Aunque mi verbo no corte el aire
mi rostro destroza las frialdad,
pues la oscuridad ya no es mi madre
y el amanecer acude a mi caridad.

Soy palpable en lo metafísico
aunque persistan los tibios,
mi  solsticio es onírico
entre éxodos y exilios.

11 ene. 2010

Paremia

Sin mayor explicación o conjetura, la resistencia a la vida disminuyo. Mi búsqueda de identidad fue desistir del periplo terrenal y finalmente las palabras estuvieron de mas.

El sabor de los sentidos es mas denso cuando la etimología de las quimeras supera el léxico ácido y se instalan en el ser humano, en lo imperceptible... en el génesis del conocimiento.

Mi axioma se despoja del tiempo y hoy resumo el sentir en paz.

Si... ya estoy bien.


''No somos más
que una gota de luz,
una estrella fugaz,
una chispa, tan sólo,
en la edad del cielo.


No somos lo
que quisiéramos ser,
solo un breve latir
en un silencio antiguo
con la edad del cielo.


Calma,
todo está en calma,
deja que el beso dure,
deja que el tiempo cure,
deja que el alma
tenga la misma edad
que la edad del cielo.


No somos más
que un puñado de mar,
una broma de Dios,
un capricho del Sol
del jardín del cielo.


No damos pie
entre tanto tic tac,
entre tanto Big Bang,
sólo un grano de sal
en el mar del cielo.''


Jorge Drexler - La edad del cielo

1 ene. 2010

Pergamino

La música comenzó con anestesia en el paladar, el residuo de la monotonía se infiltro de a pocos en mis pasos y quizá así fue como se adormeció mi andar. El olor a traición huele a cercanía cuando la nobleza cuida el campo de manjares frescos y oportunidades jugosas… y me cuestiono mi falta de perspectiva.

Cuando la vida se tornó ilusoria ante mis ojos, no hubo un come cuatro que cambiara el color de mis matices fríos o un as bajo la manga que sirviera de cúspide a mi anhelo de engañar a la trampa, y fue así, como un suspiro reclamo la miel marchita del sol.

Algo peor que la humillación adormecida, es quedar desnudo y de espaldas a la vida, sin oportunidad tan siquiera de asimilar el cianuro en el arcoíris de los cercanos... el sentido se desviste de lo común y suspira con ademan de privilegio.

Lo futuro fue previsible visto desde el pasado… cambios, mascaras, bandos, guerras tibias, ojos de sal, popurrí de manías, anhelos de cal, esquizofrenia disléxica, mea culpa, Teseo y Ariadna, Abelardo y Eloísa, lenguas rotas, perfumes rancios y sobretodo un closet de cantares sin Serrat.

Después del neón en tu cabellera y la bohemia del pasado, marco el exilio en el tabaco frio. Solo ahora lo sé y lo soy, lo infinito siempre es breve cuando se exhuma con la mirada en el espejo y siempre todo es y será niebla.

Los Goya huelen a espinas si se palpan con los brazos del desamor, lo posmoderno es una ligereza del presente si se besa el papel húmedo, pero yo… yo soy indeleble… yo persisto integro en el tiempo.